Café latte de cereales bio. Propiedades y beneficios

cafecereales

Cada vez tomo menos café y más variantes naturales sin cafeína. Algo que, para mi, es todo un logro. Antes tomaba cada día, sobretodo cuando iba a la universidad. Al final, iba medio dormida y no estaba todo lo atenta que quería. La cafeína – y demás estimulantes- tiene ese problema, igual que te da el subidón y te vuelves superproductivo, al pasarse el efecto te quedas aún más cansado.

Cuando empecé a indagar sobre sus efectos, decidí ir dejando de tomar café. Si buscáis razones, aquí unas cuantas:

  • Adictivo. Se producen respuestas fisiológicas y conductas de comportamiento similares a la adicción en drogas.
  • Genera ansiedad.
  • Genera insomnio.
  • Aumenta la micción, por lo que nos deshidrata.
  • Euforizante. Produce nerviosismo.
  • Hipertensión. Aumenta la tensión arterial.
  • Provoca taquicardia y/o aumento de la frecuencia cardíaca.
  • Problemas digestivos: irritación intestinal, acidez, dolor estomacal, etc.
  • Transtornos del sueño.

La lista es para quedarse helado. Si bien es cierto, muchos profesionales podrán enterar una lista con los beneficios del café. Básicamente por su contenido en antioxidantes y por ser un estimulante que ayuda a concentrarse y activarse -pero solo por un tiempo limitado-. Cada uno que haga lo que crea mejor.

La realidad es que los estimulantes -cafeína, teína, chocolate, bebidas energéticas, medicamentos…- alteran el sistema nervioso central (SNC), responsable de infinidad de procesos importantísimos en nuestro organismo. Cuando, después de tener una activación increíble, el efecto excitante desaparece, el resultado es un cuerpo agotado por debajo de lo normal. La respuesta habitual es recurrir de nuevo al consumo de bebidas excitantes, por lo que nuestro SNC se pasa una jornada bien ajetreadita. El resultado es un organismo descontrolado, sujeto a los excitantes más que a su propio bioritmo y procesos naturales. Sabiendo todo esto, ¿no prefieres esperar 30 minutitos a que tu organismo se active por si solo a depender del café?

Lo más lógico es prescindir.

Vale, adiós café

cafecereales2

Si decidís dar el paso y empezar rebajando la cantidad de café o te -y sois de los que toman más de 3 al día- no os sorprendáis si la respuesta de vuestro cuerpo es un malestar general. Como he comentado, la cafeína es adictiva y dejar de consumirla dará lugar a una respuesta típica de la dependencia a estupefacientes, el síndrome abstinencia. Estos síntomas pueden ser: dolor de cabeza, ansiedad, irritabilidad, fatiga, somnolencia, náuseas y hasta depresión. Vamos, que la cafeína es la droga de la sociedad moderna.

No todo es malo, dejar de consumirla traerá muchos beneficios. Tampoco os engañéis pensando que en 2 días lo tenéis listo. Necesitamos tiempo para notar que vuestro cuerpo se recupera, así que daros unos 10 días y veréis la diferencia. Mi mayor recomendación es que lo hagáis gradualmente, así vuestros hábitos se reeducan de una forma más natural. Si sois de los que lo consiguen de golpe, chapó, pero el cuerpo tiene un margen de adaptabilidad y hacerlo de golpe os resultará en efecto rebote -como en cualquier cambio alimenticio-.

Sin café no soy persona, ¿ahora qué hago?

Que no cunda el pánico. Hay gran variedad de cafés de cereales, cada uno con su sabor y componentes, para todos los gustos. Yo he probado ya no sé cuantos. El que más me ha gustado es una variedad de Yannoh Instant. El sabor es bastante parecido al café y al mezclarlo con canela y cacao, conseguís un latte de lo más rico.

recipe

Ingredientes:

  • Café de cereales bio Yannoh Instant (marca Lima)
  • Canela en polvo
  • Cacao puro desgrasado eco (marca biospirit)
  • Leche vegetal – Para más espuma, utilizad de soja
  • Endulzante natural: stevia (utilizo stevia líquida) o agave
  • Toppings: cacao en polvo o harina de algarroba. Opcional.

Elaboración:

  1. Preparamos la mezcla para el latte (10-15):
    1. 3 das café cereales
    2. 3 cdtas cacao
    3. 1 cdta canela
  2. En una taza, calentar 2 das de agua
  3. Añadir 1 cdta de la mezcla latte y el endulzante y mezclar bien; yo utilizo una varilla para batir.
  4. Calentar en una jarrita la leche vegetal. Si es de soja saldrá más espuma.
  5. Con las mismas varillas, batir la leche enérgicamente hasta que salga espuma o se monte la leche. Con el tiempo, he comprobado que contra más tiempo y con más cuidado lo bates, mejor sale la espumosa -más parecida a la que te sirven en los bares-.
  6. Añadir cuidadosamente la leche vegetal al café con la ayuda de una cucharita para recoger toda la espuma.
  7. Decorar con un toppings y servir.

¡Listo!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s